Plantando un pino

Sí, como suena. Un pino. Plantado.

Hace unas semanas le regalaron a alguna de las peques en el cole un sobrecito que contenía un kit para plantar un pino (ejem): un semillero orgánico, un par de semillas y dos pastillas de turba. Total, que como estamos que plantamos hasta las patas de jamón a ver si salen cochinos, pues en un pis pas lo había montado.

No tenía muchas esperanzas, la verdad, porque casi todo lo “autopreparado” suele ser sinónimo de fiasco. Pero bueno, yo me puse a regarlo a diario como con el resto, que si cuela ,cuela. ¡Y coló!

No sé si habíais visto alguna vez un pino germinando (ejem de nuevo), pero es la caña. Fijaos en la foto… lo que se ve en primer plano es la cáscara de la semilla, que se ha desprendido, y que estaba tapando esa especie de capuchón blanco que se ve en la punta. Bien, seguid atentos. El capuchón ese, está sujetando lo que parece un ramillete de pinochas, con pinta de que en cuanto se rompa van a salir todas disparadas al estilo confeti. En segundo plano podéis ver la otra semilla también asomando.

Sinceramente, de todas las plantas que he ido sembrando, el pino es la que más fascinación me ha generado, y ya tengo ganas de que suelte su capuchón para ver qué pasa.

En fin, no sé el resto, pero creo que puedo asegurar que se me da bien plantar pinos… aunque quizás eso ya lo sabía de hace tiempo… (fin del post escatológico).

Mis dos pequeños pinos.

Mis dos pequeños pinos.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Plantando un pino

  1. Pingback: El pino se despereza | Diario de un huertico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s