Catando las cebolletas

Como soy un ansias, me cuesta aguantarme mientras las cebollas van creciendo sin arrancarlas todas y meterles bocados. Pero ayer no pude resistirme y saqué una, solo por ver qué tal, si tenían un tamaño decente, si estaban tiernas, si picaban…

Aún están peques, pero el color y la textura van muy bien. Yo iba a correr después, así que no quise probarla por cuestiones de repetición, pero Cris, y sobre todo Marta, confirmaron que estaban muy ricas y nada picantes.

La cebolleta elegida para la degustación. Hay otras 20 o 30.

La cebolleta elegida para la degustación. Hay otras 20 o 30.

Tamaño de la cebolleta, aún algo peque.

Tamaño de la cebolleta, aún algo peque.

Las dos mitades, listas para ser devoradas.

Las dos mitades, listas para ser devoradas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s