Mariquita en el huerto

Esta mañana hemos recibido una grata visita en el huertico, ¡nuestra primera mariquita!

Para los que no lo sepáis, la mariquita es uno de los principales aliados del hortelano, como las abejas o el cerdo adiestrado para encontrar trufas. Así como las primeras ayudan a la polinización de las flores para que estas den frutos, y los segundos son un chollo obvio, las mariquitas tienen un papel crucial en la vigilancia del huerto.

Y es que, detrás de esa pinta inofensiva y simpatiquilla, se esconde un depredador asesino sin piedad. La mariquita es el auténtico terror de todas las plagas bichunas del huerto (pulgones, mosca blanca…) porque se los jalan que da gusto. Para que os hagáis una idea, una larva de mariquita se puede zampar 100 pulgones al día. ¡Ahí es nada!

Lo cual me lleva a preguntarme el por qué de que se llamen mariquitas, ¿no habría sido mejor “leones hortícolas” o “destrozapulgones”?

Nuestra primera mariquita patrullando el perímetro de una maceta.

Nuestra primera mariquita patrullando el perímetro de una maceta.

Mariquita vista desde la óptica de un pulgón. Acojona, ¿que no?

Mariquita vista desde la óptica de un pulgón. Acojona, ¿que no?

 

Anuncios

Un comentario en “Mariquita en el huerto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s