Siembra judías, tomateras y pimientos

Sigo con la invasión de la terraza trasera. De las ocho filas que he planificado, ya llevo tres completadas, a base de esfuerzo, dejarme las manos y la ayuda de Alex. Ayer monté una fila de macetas con su riego para poner más tomateras y los pimientos que sembré hace tiempo, y que aunque no estaban muy crecidos en el semillero, ya no me veía aguantando más.

Segunda fila: de atrás hacia delante, 2 tomateras, 2 tomateras, 2 pimientos y 2 pimientos.

Segunda fila: de atrás hacia delante, 2 tomateras, 2 tomateras, 2 pimientos y 2 pimientos.

En la siguiente fila hemos plantado (esta vez ha sido Alex) unas cuantas judías: unas pocas que me ha regalado mi amigo Fernando y otras que me quedaban.

Tercera fila: toda de judías.

Tercera fila: toda de judías.

Como aún nos sobraba algo de tiempo, hemos aprovechado para sembrar una nueva tanda de rúcula (la anterior tiene tres semanas y va bien), unas semillas de lavanda (que no salieron las anteriores) y otras de… shit, no sé qué son… así que Alex las ha llamado, simplemente, “aromáticas”. Pues eso, unas aromáticas que hemos plantado también.

Detrás la rúcula, a la izquierda la lavanda y a la derecha la aromática irreconocible.

Detrás la rúcula, a la izquierda la lavanda y a la derecha la aromática irreconocible.

Aunque hacía algo de calor, lo he sobrellevado bien, ¡gracias al gorro hortelano que me han regalado mis compis de trabajo! ¡Muchas gracias!

¿Sombrero de hortelano o de ganadero?

¿Sombrero de hortelano o de ganadero?

PD: las fotos han quedado algo rarillas porque las ha hecho Martuchis con su móvil.

Trasplante lechugas y tomateras

Con la terraza de delante ya hasta los topes, tocaba comenzar la conquista de la terraza trasera.

Los primeros inquilinos han sido cinco lechugas y dos tomateras, pero previamente he tenido que montarles el riego para que no dependamos de agua manualmente, especialmente ahora que empiezan los calores.

La verdad es que parece fácil -y lo es-, pero montar el riego tiene bastante más de fuerza que de maña… joer lo duros que están los codos, los manguitos y los goteros.

Pero bueno, al final ya tenemos la primera línea de macetas en la terraza trasera. Ahora, a por otras tantas…

Las cuatro macetas con su riego instalado.

Las cuatro macetas con su riego instalado.

Aquí con sus plantas: cinco lechugas y dos tomateras.

Aquí con sus plantas: cinco lechugas y dos tomateras.

Detalle del riego funcionando.

Detalle del riego funcionando.

Más instalación de riego por goteo

El domingo pasado decidí seguir con la invasión irremediable de la terraza delantera, ya que hay que ir trasplantando múltiples cosas que ya no pueden aguantar más con poco espacio en macetas o semilleros.

Soy, por lo general, bastante inútil con las manualidades de todo tipo, pero armado de paciencia y a costa de destrozarme las manos como un gañán, conseguí instalarlo sin mayor dificultad.

Sacando un ramal del riego existente he montado toda una hilera central para tener unas cuantas macetas, y alguna otra que todavía caerá en unos días.

¡Esto no para!

Material listo: microtubo, tés, codos y difusores. Yo sólo tenía que poner algo de maña y mi titánica fuerza.

Material listo: microtubo, tés, codos y difusores. Yo sólo tenía que poner algo de maña y mi titánica fuerza.

Instalación central de la terraza lista: dos difusores por maceta, por si acaso.

Instalación central de la terraza lista: dos difusores por maceta, por si acaso.

Y así quedó con sus plantas. Hay hueco aún para otras 3 o 5 macetas más.

Y así quedó con sus plantas. Hay hueco aún para otras 3 o 5 macetas más.

En las macetas nuevas trasplanté los plantines más avanzados y que no fueran trepadores; esos los dejaré para la terraza trasera, donde sopla menos el viento.

De izquierda a derecha: un melón y una sandía.

De izquierda a derecha: un melón y una sandía.

Y de delante a atrás: mi super piña, una calabaza y un calabacín.

Y de delante a atrás: mi super piña, una calabaza y un calabacín.

 

Judías verdes, guisantes y riego automático

Llega la Semana Santa y nos vamos una semana al pueblo. ¿Qué hacer con el huertico este tiempo? Llevaba unos días dándole vueltas a cómo proceder, y finalmente ya me he decidido. Las plantas grandes (puerros, habas, guisantes, judías, cebollas, ajos y acelgas) se quedan en la terraza delantera, a pleno sol. Las plantas pequeñas y los semilleros, se vienen de vacaciones al pueblo.

Para las que se quedan he aprovechado el riego que teníamos puesto para otras plantas y las he acoplado. He hecho una prueba y parece que tendrán agua suficiente de esta manera, pero ya veremos a la vuelta cómo les sienta una semana con este sistema.

Las que se vienen son las pequeñas, de manera que las pueda seguir regando a mano y tenerlas controladas de cerca en esta fase en la que aún son algo delicadas. Mi duda es si se marearán en el coche, a ver si me lo van a llenar todo de vómito de clorofila…

Así es como ha quedado la terraza con el riego:

Las plantas que se quedan en la terraza, con su riego listo.

Las plantas que se quedan en la terraza, con su riego listo.

Las acelgas ya están casi para una segunda cosecha, así que en cuanto volvamos, y si no se han convertido en hojas secas (en cuyo caso tendríamos que fumárnoslas o algo), nos haremos un nuevo plato de acelguitas ricas, ricas.

Acelgas casi ready. Y mi dedazo en mitad de lo foto, qué grosero.

Acelgas casi ready. Y mi dedazo en mitad de la foto, qué grosero.

Las judías verdes han sacado otros cinco frutos, que crecen a un ritmo endiablado (calculo que desde que asoman hasta recogerlos no pasarán ni dos semanas), y que también serán convenientemente devorados a la vuelta.

Nuevos ejemplares de judías verdes.

Nuevos ejemplares de judías verdes.

El sorpresón del día me lo han dado los guisantes. Son unas plantas a las que no les había hecho demasiado caso, y de hecho un par de ellas se me secaron. El caso es que hoy, al sacarlas del cerramiento para instalarlas en la terraza, me he dado cuenta de que todas tenían frutos, ¡y nada pequeños por cierto! Habrá unas cinco o seis vainas engordando, ¡alegrón!

Vainas de guisante, ¡espectaculares!

Vainas de guisante, ¡espectaculares!

Otra supervaina de la otra planta de guisante.

Otra supervaina de la otra planta de guisante.

Dicho esto, y viendo que las habas también van por muy buen camino, parece que todo lo que es de vaina se da bastante bien. A considerar hacer otra siembra un poco más masiva…

En cuanto a las plantas a llevar con nosotros, hay unas cuantas, esperemos que en el coche quepamos todos, o tendré que dejar a alguna de las niñas en casa. Nah, es coña, se quedaría Cris ;)

Se vienen todas las pequeñas macetas y los semilleros. Y a la vuelta va a tocar el trasplante de casi todo, así que tendré que hacerme con macetas y tierra como para llenar un cráter de volcán. Pero eso será la vuelta de las vacas, ¡ole!

Plantas a llevar: cebollas, calabacines, hierbabuena, menta, piña y la planta misteriosa.

Plantas a llevar: cebollas, calabacines, perejil, hierbabuena, menta, piña y la planta misteriosa.

Semilleros a llevar: pimientos, tomates, sandías, melones, lechugas, pepinos y albahaca. Y algunas otras plantas: calabazas, judías, guisantes, soja. También el limonero y el mandarino, así como el aguacate.

Semilleros a llevar: pimientos, tomates, sandías, melones, lechugas, pepinos y albahaca. Y algunas otras plantas: calabazas, judías, guisantes, soja. También el pino, el limonero y el mandarino, así como el aguacate.