Cosecha de habas y guisantes

Hoy hemos cumplido un nuevo hito: hemos comido habas y guisantes del huertico. Y de puro milagro, porque el viernes se me olvidó conectar el riego antes de irnos y así se presentaban las matas de habas al llegar hoy…

Las matas de habas, ko técnico.

Las matas de habas, ko técnico.

Rápidamente he procedido a hacerle los primeros auxilios, boca a flor, reanimación cardio-clorofílica y descargas eléctricas en los pistilos, pero no parecía recuperarse. Por suerte, los frutos estaban aún resistiendo, así que los he cosechado rápidamente por si les daba por pocharse en pocos minutos. Vaya tensíón.

Ya de paso, he recogido las últimas judías verdes que quedaban y unos pocos guisantes, que también sus plantas estaban más secas que la mojama.

Las peque plantas de guisantes, más pallá que pacá.

Las peque plantas de guisantes, más pallá que pacá.

Con todo, hemos sacado un buen manojo de habas, unos pocos guisantes para probarlos y unas cuantas judías que haremos mañana o pasado. No ha estado mal. Y ya de paso, libero espacio de esas macetas para trasplantar la semana que viene algo de lo que tengo en semilleros o macetillas.

La cosecha de habas, no ha estado mal.

La cosecha de habas, no ha estado mal.

El conjunto de todo lo cosechado hoy: habas, judías y guisantes.

El conjunto de todo lo cosechado hoy: habas, judías y guisantes.

Habas ya listas para cocinar.

Habas ya listas para cocinar.

Y el puñado de guisantillos. Pocos pero bien hermosos.

Y el puñado de guisantillos. Pocos pero bien hermosos.

La receta ha sido gracias a mi amiga hislibreña, Ángeles Pavía, a base de cebollita y ajo pochados, tacos de jamón, y un buen rato de chup-chup con un chorro de caldo y vino blanco. Lo bueno, que han quedado espectaculares; lo malo, que no hay más. Snif.

El próximo otoño-invierno plantaré toda una fila. ¡Seguro!

Dos deliciosos platos de habas que nos hemos cenado.

Dos deliciosos platos de habas que nos hemos cenado.

Anuncios

Judías verdes, guisantes y riego automático

Llega la Semana Santa y nos vamos una semana al pueblo. ¿Qué hacer con el huertico este tiempo? Llevaba unos días dándole vueltas a cómo proceder, y finalmente ya me he decidido. Las plantas grandes (puerros, habas, guisantes, judías, cebollas, ajos y acelgas) se quedan en la terraza delantera, a pleno sol. Las plantas pequeñas y los semilleros, se vienen de vacaciones al pueblo.

Para las que se quedan he aprovechado el riego que teníamos puesto para otras plantas y las he acoplado. He hecho una prueba y parece que tendrán agua suficiente de esta manera, pero ya veremos a la vuelta cómo les sienta una semana con este sistema.

Las que se vienen son las pequeñas, de manera que las pueda seguir regando a mano y tenerlas controladas de cerca en esta fase en la que aún son algo delicadas. Mi duda es si se marearán en el coche, a ver si me lo van a llenar todo de vómito de clorofila…

Así es como ha quedado la terraza con el riego:

Las plantas que se quedan en la terraza, con su riego listo.

Las plantas que se quedan en la terraza, con su riego listo.

Las acelgas ya están casi para una segunda cosecha, así que en cuanto volvamos, y si no se han convertido en hojas secas (en cuyo caso tendríamos que fumárnoslas o algo), nos haremos un nuevo plato de acelguitas ricas, ricas.

Acelgas casi ready. Y mi dedazo en mitad de lo foto, qué grosero.

Acelgas casi ready. Y mi dedazo en mitad de la foto, qué grosero.

Las judías verdes han sacado otros cinco frutos, que crecen a un ritmo endiablado (calculo que desde que asoman hasta recogerlos no pasarán ni dos semanas), y que también serán convenientemente devorados a la vuelta.

Nuevos ejemplares de judías verdes.

Nuevos ejemplares de judías verdes.

El sorpresón del día me lo han dado los guisantes. Son unas plantas a las que no les había hecho demasiado caso, y de hecho un par de ellas se me secaron. El caso es que hoy, al sacarlas del cerramiento para instalarlas en la terraza, me he dado cuenta de que todas tenían frutos, ¡y nada pequeños por cierto! Habrá unas cinco o seis vainas engordando, ¡alegrón!

Vainas de guisante, ¡espectaculares!

Vainas de guisante, ¡espectaculares!

Otra supervaina de la otra planta de guisante.

Otra supervaina de la otra planta de guisante.

Dicho esto, y viendo que las habas también van por muy buen camino, parece que todo lo que es de vaina se da bastante bien. A considerar hacer otra siembra un poco más masiva…

En cuanto a las plantas a llevar con nosotros, hay unas cuantas, esperemos que en el coche quepamos todos, o tendré que dejar a alguna de las niñas en casa. Nah, es coña, se quedaría Cris ;)

Se vienen todas las pequeñas macetas y los semilleros. Y a la vuelta va a tocar el trasplante de casi todo, así que tendré que hacerme con macetas y tierra como para llenar un cráter de volcán. Pero eso será la vuelta de las vacas, ¡ole!

Plantas a llevar: cebollas, calabacines, hierbabuena, menta, piña y la planta misteriosa.

Plantas a llevar: cebollas, calabacines, perejil, hierbabuena, menta, piña y la planta misteriosa.

Semilleros a llevar: pimientos, tomates, sandías, melones, lechugas, pepinos y albahaca. Y algunas otras plantas: calabazas, judías, guisantes, soja. También el limonero y el mandarino, así como el aguacate.

Semilleros a llevar: pimientos, tomates, sandías, melones, lechugas, pepinos y albahaca. Y algunas otras plantas: calabazas, judías, guisantes, soja. También el pino, el limonero y el mandarino, así como el aguacate.

 

Trasplantando los experimentos

Este fin de semana, con la hez de tiempo que ha hecho, no nos ha dado mucha cancha con el huertico, la verdad. He empezado a preparar el goteo de cara a la Semana Santa que estaré fuera y he aprovechado con Alex para trasplantar sus experimentos.

Han crecido muy rápido y estaban, las cuatro que quedaban por trasplantar, empujando con las raíces para salirse de sus semilleros, así que un cambio de tiesto les vendrá bien.

Las cuatro plantas pendientes de ser trasplantadas.

Las cuatro plantas pendientes de ser trasplantadas.

Lo curioso del asunto es que hay dos plantas que no somos capaces de identificar… según la foto de abajo, tenemos a la izquierda una planta de calabaza, en el centro y delante una de guisantes, y las otras dos son las que no sabemos cuáles son. Según Alex, la de la derecha es soja, mientras que la de atrás nos tiene desconcertados. Así pues, en las etiquetas hemos escrito: calabaza, guisante, soja y planta misteriosa. Si algún día de frutos, ya veremos de qué se trata ;)

Los cuatro experimentos en sus macetas nuevas.

Los cuatro experimentos en sus macetas nuevas.

 

 

 

La flor de las habas

Probablemente las habas sean el cultivo más agradecido de los que he tenido estos meses. Las planté en un buen macetón, las dejé en el exterior y las riego de pascuas a ramos. Y ahí están, más sanas que ninguna otra y a punto de sacar unas cuantas flores.

Esto me lleva a pensar que igual mis hortalizas prefieren que no las cuide…

Para que veáis cómo van las habas, aquí os dejo algunas fotos.

Plantas de habas en el exterior.

Plantas de habas en el exterior.

Varias flores a punto de estallar.

Varias flores a punto de estallar.

Flor asomando, tiene pinta de ser bien chula.

Flor asomando, tiene pinta de ser bien chula.

Para cerrar, aprovecho para enseñaros la evolución de algunas de las otras hortalizas, que van bastante bien.

Rabanitos. Cuarto intento. Esta vez parece que van bien.

Rabanitos. Cuarto intento. Esta vez parece que van bien.

Guisantes creciendo. Seis plantas en forma.

Guisantes creciendo. Seis plantas en forma.

Las acelgas ya están para empezar a cosechar.

Las acelgas ya están para empezar a cosechar.

 

Trasplante cebollas y evolución perejil y guisantes

Poco a poco toca ir trasplantando las cebollas, básicamente por dos motivos: el primero, que ya les va tocando por tamaño pasar a un recipiente mayor que un semillero. El segundo, que voy a necesitar los semilleros dentro de poco para la siembra de primavera.

El problema, que al no tener ni idea de calcular, pues ahora me he juntado con unas cuarenta cebollas y otros tantos puerros. ¿Dónde berzas voy a meterlos? Qué sé yo… pero mientras trato de que el problema se solucione solo, voy poco a poco trasplantando algunas, y así de paso voy viendo si agarran bien o es mejor esperar a que crezcan algo más.

De momento, las que trasplanté hace 9 días parece que no decaen. Vamos viendo.

Otra cosa a observar es si serán capaces de desarrollarse en pequeñas macetas individuales, en lugar de recipientes más grandes. Esto sería una buena noticia para optimizar espacio y sustrato.

Yogures de cebolla pasando a sus macetillas.

Yogures de cebolla pasando a sus macetillas.

Cebollas en apartamentos individuales.

Cebollas en apartamentos individuales.

 Un buen riego y a esperar acontecimientos. De momento ya van cinco así en macetillas y otras cinco en una cesta grande.

Por otro lado, de lo que sembré el día 2 de enero (hace 10 días) ya han asomado el hocico los primeros guisantes y el perejil. Este último me ha sorprendido porque entendí que el tiempo de germinación era mayor, pero igual las condiciones en las que están ayuden.

Tengo todas las plantas en un cerramiento a la entrada de casa, con orientación sur, y aunque estos días ha hecho frío, como estaba soleado hemos llegado a tener 35 grados en esa zona (versus los 15 grados de fuera). Por las noches no baja de 10 grados aunque haya heladas de -3 o -4 fuera. Parece que para esta época estas condiciones ayudan bastante al desarrollo, y sobre todo a que no la palmen congeladas.

¡Hla, holita, soy un guisantito!

¡Hla, holita, soy un guisantito!

El perejil, como mi barba de 3 días.

El perejil, como mi barba de 3 días.

 

 

 

Guisantes, hierbabuena y trampas cromáticas

Estos días de vacaciones le he pegado un buen repaso al huertico. Aparte de deshacerme de los moribundos, he replantado, adquirido nuevas especies y saneado un poco todo.

Las nuevas adquisiciones vienen para aportar un estupendo olor, ahuyentar a los bichos -o eso parece, que son buenas para ello- y sobre todo, para aromatizarnos los mojitos (cuñada, ya puedes venir cuando gustes). Se trata de una planta de hierbabuena y otra de menta.

La hierbabuena parece ser que es una planta invasora, que aguanta de todo, así que de la misma le he arrancado una parte y la he trasplantado, a ver si así tengo el doble… todo sea que no me quede nada por la burrada, pero a ver.

Qué estupendo olor suelta la hierbabuena.

Qué estupendo olor suelta la hierbabuena.

Hierbabuena trasplantada, a ver si agarra.

Hierbabuena trasplantada, a ver si agarra.

Hojas de menta, para el té o para el mal aliento...

Hojas de menta, para el té o para el mal aliento…

He puesto cada una de las tres en una zona diferente del huertico para repartir su olor y sus propiedades anti bichos.

En cuanto a las nuevas siembras, he puesto unos guisantes, un par de macetas de perejil y he replantado unas judías verdes, a ver si soy capaz de mejorar el primer intento.

Perejil, para imitar a los programas de Canal Cocina.

Perejil, para imitar a los programas de Canal Cocina.

Y en cuestiones de saneamiento he hecho varias cosas: la primera, limpiar las plantas de pulgones varios y rociarlas de un desinfectante ecológico, a ver si desaparecen ya los mierdibichos, especialmente los que tienen las acelgas en la parte posterior de las hojas, que me tienen hasta las narices.

Bichos cabrones de la acelga, haciéndose pasar por granos de sal.

Bichos cabrones de la acelga, haciéndose pasar por granos de sal.

La otra medida ha sido la de poner trampas cromáticas. Me he sentido cual cazador de osos pero en versión mini. Lo había visto en el canal de La huertina de Toni, y como aplico casi todo lo que él comenta, pues allá que me he animando con esto también.

Al parecer, a casi todos los bichos que atacan las huerticas les tira el color amarillo (ya veis, son como toros, pero más pequeños y atraídos por otro color, pero lo mismo), así que he puesto un par de objetos amarillos, uno de ellos lleno de agua con un poco de jabón y el otro bien pringoso de aceite, y ¡oye, funciona! Al poco rato ya había cadáveres por doquier. Con tanta presa, no sé si despellejarlos y vender sus pieles para hacer alfombras y rebecas, o quemarlos en algún tipo de ritual, ya veré. Pero de momento, parece que funciona.

Trampa cromática: la mazorca asesina.

Trampa cromática: la mazorca asesina.

Trampa cromática: el plato mortífero.

Trampa cromática: el plato mortífero.

Para cerrar, he hecho unas fotos de cómo queda el huertico después de estas actividades varias. Cómo van las escarolas, ¿eh?

Cebollas, puerros, menta, hierbabuena, ajos, acelgas, guisantes, habas y judías verdes.

Cebollas, puerros, menta, hierbabuena, ajos, acelgas, guisantes, habas y judías verdes.

Semilleros de cebolla y puerro, escarolas y perejil.

Semilleros de cebolla y puerro, escarolas y perejil.

Hierbabuena, acelgas, escarolas, rábanos y espárragos.

Hierbabuena, acelgas, escarolas, rábanos y espárragos.