Peral germinado y siembra de mandarino

Tan sólo ocho días después de plantar la semilla de peral, ya tenemos esta pequeña planta creciendo a buen ritmo. Igual ha sido por intentar seguir la estela de las lentejas que tiene al lado, pero el caso es que ha surgido con fuerza hace dos días y no para de estirar. De hecho, si os fijáis, sigue teniendo la semilla (típica pipa) en la punta.

Plantita de peral. A ver si echa frutos en un par de días.

Plantita de peral. A ver si echa frutos en un par de días.

Las semillas de limón que puse el mismo día que las de pera aún no han asomado y siguen en su yogurt con tapa de servilleta húmeda. Seguimos a la espera. Y para que no se sientan mal por ser las últimas de la clase, les acabo de poner unas compañeras en forma de pipos de mandarina. A ver si así se animan y asoman rápido. Y el verano que viene, macedonia casera…

Semillas de mandarino. ¡A germinar se ha dicho!

Semillas de mandarino. ¡A germinar se ha dicho!

Por último, nueva imagen de las lentejas, que nos tienen acojonados por el tamaño que están cogiendo y la velocidad a la que crecen. Esta mañana, cuando he ido a ver cómo iban, he tenido que ahuyentar a toda una comunidad de chimpancés que se habían instalado en las lentejas a vivir. Lo que me ha costado… claro, que leyendo en internet sobre evolución de las plantas de lenteja, he leído, textualmente, segar las lentejas con una guadaña (y no es coña), así que vete tú a saber en qué acaba esto.

Así lucían ahora.

Secuolentejas gigantes del Himalaya.

Secuolentejas gigantes del Himalaya.

Evolución lentejas

Menudo ritmo de crecimiento que llevan las lentejas… me he permitido hacer un ejercicio teórico sobre cómo puede ser su posible evolución, a ver si estoy en lo cierto.

Marco teórico sobre el que validar la evolución en crecimiento de las lentejas.

Marco teórico sobre el que validar la evolución en crecimiento de las lentejas.

 

Traslado del aguacate y germinado de manzanas

Ya tocaba. El aguacate desarrollado pedía a gritos un cambio de envase, para evitar que su raíz se convirtiera en un pie de geisha. Está creciendo a tal ritmo que ya había tocado fondo (literal, no metafísicamente) y se empezaba a curvar. Nada más sencillo que satisfacer sus deseos: recortar una nueva botella más arriba, rellenarla de agua y chop, en un segundo tenía un nuevo hábitat en el que seguir desarrollando su gran raíz.

Ahora sólo queda que salga la planta hacía arriba, que queremos un árbol y no un taladro natural…

Raíz del aguacate comprimiéndose rollo .zip

Raíz del aguacate comprimiéndose rollo .zip

La raíz, que parece un palillo más, como dice Cris.

La raíz, que parece un palillo más, como dice Cris.

Aguacate feliz en su nuevo vaso.

Aguacate feliz en su nuevo vaso.

Por otro lado, he puesto a germinar unas semillas de manzana, que el día de la pera y el limón no me quedaban. Esta vez, en lugar de directamente en la tierra, he tirado por el método de la servilleta: se pone una de base, se colocan las semillas separadas, se coloca otra servilleta encima y se empapan. En unos días veremos si germinan y en ese momento las pasaré a un vasito de yogur.

Semillas de manzana germinando, arropadicas con sus servilletas.

Semillas de manzana germinando, arropadicas con sus servilletas.

Por último, ¿os acordáis de las lentejas sobrantes del enraizante y que planté hace tres días? Pues están como locas, levantando la tierra y con ganas de mambo.

Si un bosque de pinos es un pinar, y uno de hayas es un hayedo, ¿el de lentejas cómo se llama, lentejar o lentejedo?

Si un bosque de pinos es un pinar, y uno de hayas es un hayedo, ¿el de lentejas cómo se llama, lentejar o lentejedo?

Más experimentos y siembra

Hoy he dedicado un rato a experimentos varios en el huertico, casi todos sacados de La huertina de Toni.

Lo primero que he conseguido, después de dos intentos fallidos, es hacer germinar unas lentejas para hacer un enraizante natural. Los dos primeros intentos acabaron en fiasco poniendo las lentejas en agua y tapándolas con un paño. Al cabo de una semana no sólo no habían germinado, sino que la peste a muerto que echaban era infumable.

El tercer intento ha sido basándome en otros vídeos de youtube, por los que sólo había que dejar a remojo una noche las lentejas (como para cocinarlas), quitarles el agua y dejarlas húmedas al solete. Así, en dos días estaban bien germinadas.

Lentejas germinadas, Listas para ser trituradas.

Lentejas germinadas, Listas para ser trituradas.

El siguiente paso ha sido batirlas con un poco más de agua y mezclar la leche resultante con más agua (proporción de 10 a 1 entre agua y leche lentejosa). El resultado es un enraizante natural que ya iba demandado la piña y algún que otro plantón trasplantado.

Es importante no duchar a los niños con esto, que si no echan raíces y no hay quien los eche de casa cuando cumplan una edad…

¿MIlk shake? No, batido de lentejas para las plantas.

¿MIlk shake? No, batido de lentejas para las plantas.

Luego he pasado a los nuevos experimentos de regeneración y siembra.

Por un lado he puesto un par de zanahorias para tratar de regenerarlas desde el muñoncete de la cabeza (joer, ¿cómo se llamará esa parte de la zanahoria?). En fin, tan sencillo como ponerlas en un cuenco con un poco de agua, la justa para que no llegue a taparlas por completo. El resultado, a expensas de que salgan o no, no puede ser más simpático. Mirad fijamente la foto durante 10 segundos y tratar de no reíros…

¿No parece un simpático ser? Sus ojos te vigilan...

¿No parece un simpático ser? Sus ojos te vigilan…

Con unas pocas lentejas germinadas he preparado otro semillero en un tetra brick, a ver si crecen y se hacen planta de lentejas (joer de nuevo, ¿cómo se llama la planta de las lentejas?). Un poco de tierra y un buen riego como siempre.

Por último, he plantado semillas de limón y de pera. En ambos casos, he sacado y limpiado bien las semillas de la fruta, las he abierto un poco con ayuda de un cuchillo y las he plantado en unos vasos de yogur. Encima he colocado una servilleta húmeda, para que retengan mejor el agua y el calor.

De limón van cinco semillas, pero en la pera sólo había una miserable pipa, así que no sé si habrá suerte o no. El caso es probar.

Una semilla de pera y cinco de limón. ¿Tendremos frutales algún día?

Una semilla de pera y cinco de limón. ¿Tendremos frutales algún día?

Pues esto es lo que ha dado un ratillo de la tarde de hoy.

Aprovecho y os enseño cómo van los otros experimentos que hemos ido haciendo.

La piña sigue bien hermosa y después de un mes del trasplante, parece que va bien. Hoy le ha caído riego con enraizante, a ver si eso le ayuda a seguir en forma.

Piña creciente.

Piña creciente.

Interior de la piña. Color verde y brotes sanos.

Interior de la piña. Color verde y brotes sanos.

Los aguacate llevan ritmos desacompasados. Uno de ellos ya ha terminado de abrirse por completo y está sacando una raíz que crece a un ritmo de un centímetro diario, así que pronto tocará trasplantarlo a maceta. El otro se va agrietando poco a poco, pero aún parece que no se anima a eclosionar y mostrarnos sus partes íntimas. Seguiremos esperando.

Aguacate Uno. ¡Raíces fuera!

Aguacate Uno. ¡Raíces fuera!

Aguacate Dos. A su ritmo.

Aguacate Dos. A su ritmo.

 Por último, os dejo una foto de familia de todos los experimentos, que andan compartiendo espacio y copando poco a poco los huecos que encuentro sin que Cris se de cuenta ;)

Foto de familia de los experimentos: aguacates, lentejas, piña, zanahorias, limones y pera.

Foto de familia de los experimentos: aguacates, lentejas, piña, zanahorias, limones y pera.