Cosechando tomates, pepinos y guindillas

Desde hace un par de semanas me toca cosechar pepinos, tomates y guindillas cada par de días, lo cual no deja de ser una gran novedad teniendo en cuenta que mis cosechas hasta ahora habían sido de 4 en 4 meses aproximadamente ;)

Las tomateras están dando frutos todas, unas más que otras, y de diversos tamaños que van desde los cherry (peques, of course) hasta unos bien majos, aunque la mayoría son de tamaño “tres bocaos”.

Me comenta un amigo que este año en Madrid no se están dando muy bien los tomates, así que me doy con un canto en los dientes por tener y poder disfrutarlos (a los tomates, que amigos he tenido de siempre y he disfrutado mucho con ellos).

Tomate de Elizondo: buen tamaño y rico sabor.

Tomate de Elizondo: buen tamaño y rico sabor.

Pepinos ya hemos cogido también unos cuantos, muy ricos según Cris (que a mi no me motivan) pero con unas formas amorfas que parece provienen de falta de agua o más energía en el abono. Peeeeeeero, de repente ha surgido este ejemplar, cuya perfección en forma y aspecto me ha dejado patidifuso.

Podéis llamarme 'El rey del pepino'.

Podéis llamarme ‘El rey del pepino’.

Por último, las guindillas. Macagüen cómo pican. Muy ricas para usar poca cantidad (¡y sin pepitas!) para aliñar un pollo o similar, pero a bocados no se las come ni Chuck Norris.

Las estoy cosechando todas y guardándolas en la nevera para ver qué hago. Lo más probable sea ensartarlas y dejarlas secar para luego usar en guisos varios a lo largo del año. Eso o me hago un colirio con el extracto, ya veré… bueno, si hago esto último dejaré de ver más bien…

Cosechita de ricos alimentos.

Cosechita de ricos alimentos.

Regreso del huertico

Después de casi un año sin actualizar el blog, ha llegado la hora de retomarlo. Durante este tiempo hemos tenido un invierno cargadete de habas y una primavera en la que hemos degustado unas pocas acelgas, pero poco más.

A diferencia del año pasado, donde probé a plantar de todo para ver los resultados, este año he ido más a tiro hecho con lo que creo que puede funcionar, más algún experimento que otro.

Empiezo por una vista general de las dos terrazas donde está distribuido el huertico.

Patio delantero.

Patio delantero.

Patio trasero

Patio trasero

Otra diferencia importante respecto al año pasado es que he decidido darles más aire a las plantas; nada de apelotonar dos, tres o cuatro tomateras en una maceta de Liliput, ni de acoplar las plantas de pimiento de tres en tres. Una planta por maceta, macetas lo más grandes posibles, bien de tierra y ¡que corra el aire!

Esta técnica se ve que ha funcionado bien desde el día uno (¿será que todo el mundo lo hace así por algo?) y las plantas se desarrollan mucho mejor y rápido.

Vamos al detalle. Terraza delantera.

Un porrón de cebollas (como 40 o 50) que cogeremos cuando sean peques, que pican menos y para ensalada están cojonudas; tomateras, calabacines varios y alguna cosa suelta.

Tomateras de Tudela y de Elizondo. Como salgan igual que los que he catado, a llorar de gustico.

Tomateras de Tudela y de Elizondo. Como salgan igual que los que he catado, a llorar de gustico.

Planta de calabacín, que ya empieza a echar bien de flores y parece que asoma algún fruto del amor.

Planta de calabacín, que ya empieza a echar bien de flores y parece que asoma algún fruto del amor.

¡Una alcachofa! Pensé que hasta otoño(invierno no saldría, pero oye, ahí está.

¡Una alcachofa! Pensé que hasta otoño/invierno no saldría, pero oye, ahí está.

Calabaza vasca. Crece a un ritmo que pronto dará sombra a todo el pueblo.

Calabaza vasca. Crece a un ritmo que pronto dará sombra a todo el pueblo.

Bien, repaso a la terraza trasera. Cuatro plantas de pepino, trepadoras a todo gas (unos 20 centímetros por semana), cuatro tomateras (de nuevo de Elizondo y de Tudela), otras cuatro de tomates cherry y siete de pimientos (guindillas y padrón).

Las tomateras ya apuntan sus primeras flores, ¡vamoooooos!

Las tomateras ya apuntan sus primeras flores, ¡vamoooooos!

Plantas de pepino, con sus flores a tope y trepando que se salen.

Plantas de pepino, con sus flores a tope y trepando que se salen.

Un par de pequeños pepinos. ¡A crecer, chicos!

Un par de pequeños pepinos. ¡A crecer, chicos!

Tomates cherry en ebullición. Son los primeros, pero ya habrá media docena engordando.

Tomates cherry en ebullición. Son los primeros, pero ya habrá media docena engordando.

Por último, un repasillo a la evolución de los experimentos, que posiblemente es de lo que estoy más orgulloso y sorprendido…

El 14 de octubre de 2014 empezaba el experimento de la piña. 20 meses después es una señora planta.

Así era en los comienzos...

Así era en los comienzos…

Y así está ahora.

Y así está ahora.

Segundo experimento, el limonero. Otra de esas cosas que no te esperas. Metes un pipo de limón en una servilleta, lo humedeces y lo pones con calorcito, al cabo de un tiempo germina, lo plantas, bla bla, y joer, parece que avanza.

El 18 de enero de 2015 empezaba con el tema, 17 meses después está así.

Mi limón, mi limoneroooo...

Mi limón, mi limoneroooo…

Arbolito limonero, porrón pompero.

Arbolito limonero, porrón pompero.

Tercer experimento. El granado. Lo mismo que con el limonero, pero este crece que da gusto. En invierno pensé que había palmado porque era un minipalo sin hojas, pero en primavera reventó a echar hojas y a crecer, desfase auténtico.

El 16 de abril de 2015 asomaba las orejas, hoy está así.

Granado asomando.

Granado asomando.

A la sombra del granadoooo...

A la sombra del granadoooo…

Ale, hasta aquí el post del retorno. En breve más (y más breves…).

Cosecha de pimientos y puerros

Hace un calor infumable. Eso es así. Pero aunque muchas de las plantas están sufriendo de lo lindo con estas temperaturas, otras parece que estén hechas para ponerse a tono con semejante calorina.

Por ejemplo, las tomateras parece que lo llevan bastante bien, porque las cuatro plantas tienen algún ejemplar ya asomando.

Tomatera 1: rechoncho tomate

Tomatera 1: rechoncho tomate

Tomatera 2: un par de ejemplares pequeños

Tomatera 2: un par de ejemplares pequeños

Tomatera 3: el campeón.

Tomatera 3: el campeón.

Las judías verdes también parece que lo llevan bien con tanto calor, y alguna otra como la albahaca o la calabaza. Al resto le cuesta más.

Las calabazas siguen creciendo bastante rápido.

Las calabazas siguen creciendo bastante rápido.

Las judías verdes, firmes y creciendo con buen color.

Las judías verdes, firmes y creciendo con buen color.

Esto es lo que le pasa a una lechuga si no la cosechas a tiempo.

Esto es lo que le pasa a una lechuga si no la cosechas a tiempo.

La última planta de pimiento que trasplanté parece que va bien.

La última planta de pimiento que trasplanté parece que va bien.

El resto de plantas lo llevan como pueden...

El resto de plantas lo llevan como pueden…

Y ahora vienen las dos cosechas del día, que además suponen estreno en ambos casos.

Por un lado, tres puerrillos. Hay bastantes, pero como no tenía ni idea de si estarían buenos o no, pues he sacado solo tres a ver qué tal. Pequeños por falta de espacio (llené bastante las macetas) pero con un color estupendo. Los hemos preparado en un revuelto con trigueros y estaba de escándalo.

Nuestros tres primeros puerros. Un color precioso.

Nuestros tres primeros puerros. Un color precioso.

El revuelto de trigueros y puerros, de coña.

El revuelto de trigueros y puerros, de coña.

Y por otro lado he tenido que recoger los dos primeros pimientos de padrón porque ya llevaban varios días con un tamaño como para ser recogidos. He intentado esperar a alguno otro que viene detrás, pero frente a la opción de que se pasaran o algo, me he decidido a cortarlos.

Los he hecho fritos con un poco de sal. Y nos los hemos rifado Cris y yo a modo de ruleta rusa (unos pican y otros nooooonnnnn….). Sólo os diré una cosa: uno de los dos picaba como el mismo demonio. Y el mío estaba exquisito ;)

Los dos pimienticos de padrón.

Los dos pimienticos de padrón.

Y aquí listos para la cata.

Y aquí listos para la cata.

 

 

 

 

Flores en los pimientos y tomateras

¡oh, ah, uh! ¡ya asoman! Las primeras flores empiezan a aparecer en una de las plantas de pimiento y en una tomarea. ¿Y qué significa la flor? Que si igual que detrás de la vaca que ríe está el toro que empuja, detrás de la flor viene el fruto, ¡yuhu!

La tomatera sólo ha esbozado su primera flor, pero están todas con una salud estupenda, así que imagino que pronto saldrán más. Lo que no tengo ni idea es de qué tomatera se trata, porque se me traspapelaron las etiquetas y no tengo ni papa. Pero lo que tenga que ser, será.

También solo una de las plantas de pimientos ha mostrado sus flores, pero en este caso varias. De un color blanco precioso, escondiendo algún manjar pimientil… gaaaaaaahhhh…

La primera flor de tomate, ¿qué esconderás jodía?

La primera flor de tomate, ¿qué esconderás jodía?

Planta de pimiento con varias florecillas.

Planta de pimiento con varias florecillas.

Añado un par de imágenes más: una de las lechugas, que están casi para comérselas y otra de las calabazas, que en solo una semana han pasado de no medir más de un par de centímetros a tener unas hojas descomunales.

Lechuguitas bien hermosas.

Lechuguitas bien hermosas.

Las calabazas, con unas hojas de casi un palmo.

Las calabazas, con unas hojas de casi un palmo.

Por último, y aunque ya no es noticia, hemos recogido un par de cebolletas para la ensalada de la cena. Una de ellas ya estaba casi en modo cebolla, con un punto más de picante, pero deliciosa, ¡ñam!

Un buen par de cebolletas.

Un buen par de cebolletas.

 

Estado terraza trasera

Hoy toca un repasito rápido a la terraza trasera para ver cómo van las diferentes plantas que he ido sembrando y trasplantando. Las principales diferencias con las de la terraza delantera son que les he puesto el riego con los goteros de aspersión directamente en la maceta para repartir mejor el agua y que la mayoría de las plantas las he sembrado directamente en maceta definitiva, en lugar de hacer semilleros. Esto último, viendo que las que trasplanté delante (calabacines, calabazas, melones y sandías) no tienen muy buena pinta.

En orden de plantado o siembra:

Dos tomateras que no paran de crecer. En breve a entutorarlas.

Dos tomateras que no paran de crecer. En breve a entutorarlas.

Unas lechugas, ¡qué pintaza!

Unas lechugas, ¡qué pintaza!

Otras tomateras plantadas más tarde y por tanto menos desarrolladas.

Otras tomateras plantadas más tarde y por tanto menos desarrolladas.

Los pimientos, creo que trasplantados demasiado pronto, pero a ver...

Los pimientos, creo que trasplantados demasiado pronto, pero a ver…

Unas pocas judías verdes, nunca fallan.

Unas pocas judías verdes, nunca fallan.

Sandias, melones y calabazas, asomando.

Sandias, melones y calabazas, asomando.

El resto de lo plantado (calabacines y guisantes) aún no han asomado, habrá que darles algo más de tiempo.

Siembra judías, tomateras y pimientos

Sigo con la invasión de la terraza trasera. De las ocho filas que he planificado, ya llevo tres completadas, a base de esfuerzo, dejarme las manos y la ayuda de Alex. Ayer monté una fila de macetas con su riego para poner más tomateras y los pimientos que sembré hace tiempo, y que aunque no estaban muy crecidos en el semillero, ya no me veía aguantando más.

Segunda fila: de atrás hacia delante, 2 tomateras, 2 tomateras, 2 pimientos y 2 pimientos.

Segunda fila: de atrás hacia delante, 2 tomateras, 2 tomateras, 2 pimientos y 2 pimientos.

En la siguiente fila hemos plantado (esta vez ha sido Alex) unas cuantas judías: unas pocas que me ha regalado mi amigo Fernando y otras que me quedaban.

Tercera fila: toda de judías.

Tercera fila: toda de judías.

Como aún nos sobraba algo de tiempo, hemos aprovechado para sembrar una nueva tanda de rúcula (la anterior tiene tres semanas y va bien), unas semillas de lavanda (que no salieron las anteriores) y otras de… shit, no sé qué son… así que Alex las ha llamado, simplemente, “aromáticas”. Pues eso, unas aromáticas que hemos plantado también.

Detrás la rúcula, a la izquierda la lavanda y a la derecha la aromática irreconocible.

Detrás la rúcula, a la izquierda la lavanda y a la derecha la aromática irreconocible.

Aunque hacía algo de calor, lo he sobrellevado bien, ¡gracias al gorro hortelano que me han regalado mis compis de trabajo! ¡Muchas gracias!

¿Sombrero de hortelano o de ganadero?

¿Sombrero de hortelano o de ganadero?

PD: las fotos han quedado algo rarillas porque las ha hecho Martuchis con su móvil.