Trasplante espinacas y evolución pimientos

Tarde de domingo igual a rato en el huertico. En estas semanas no hay mucho trabajo, más allá de cortar algunas hojas secas, entutorar los tomates o terminar con unos gusanillos que se han zampado toda la rúcula en una sola noche, ¡¡malditos!!

Hoy he dedicado un rato a algunas tareas sencillas, como trasplantar seis plantas de espinaca en la terraza trasera y rellenar de tierra las plantas de patata, que crecen a un ritmo increíble.

Igualmente, os dejo una foto de los pimientos que empiezan a asomar, molan cantidad ;)

Las seis espinacas elegidas para trasplante.

Las seis espinacas elegidas para trasplante.

Plantas de patata, crece que te crece.

Plantas de patata, crece que te crece.

Primeros pimienticos. Bien verdes y bien rechonchetes.

Primeros pimienticos. Bien verdes y bien rechonchetes.

 

Trasplante lechuga, escarola y albahaca

De todo lo plantado en la terraza trasera, algunas semillas tuvieron a mal no salir, por lo que había algunos huecos en diferentes macetas. Huecos que había que rellenar cuanto antes para aprovechar esta época del año.

Los plantones de albahaca, lechuga y escarola estaban listos, así que blanco y en botella.

Ahora están las jardineras bastante completitas, ¡a producir se ha dicho!

Plantones de lechuga, escarola y albahaca.

Plantones de lechuga, escarola y albahaca.

Escarola y albahaca trasplantadas.

Escarola y albahaca trasplantadas.

Lechugas, albahaca y escarolas.

Lechugas, albahaca y escarolas.

Trasplante de aguacate

Por fin, el aguacate ha sido trasplantado. Amén.

Después de ocho mese viendo cómo el pipo se desgarraba poco a poco, cómo lentamente aparecía la raíz, y finalmente cómo afloraban unas cuantas hojas, llegó el momento de pasarlo a la tierra para que siga con su desarrollo.

Así ha sido el proceso:

1. Sacarlo del agua y cortarle parte de las tremendas raíces.

1. Sacarlo del agua y cortarle parte de las tremendas raíces.

2. Plantarlo en la tierra con medio pipo fuera. Listo.

2. Plantarlo en la tierra con medio pipo fuera. Listo.

La higuera

Hoy damos la bienvenida al hogar a la primera planta extranjera del huertico, y es que mi cuñada ha tenido a bien regalarnos una estupenda higuera que les ha salido de forma espontánea en una de las jardineras de su terraza.

Nosotros, que somos gente acogedora, hemos aceptado encantados el hacernos cargo de ella con la condición de que si en el futuro da frutos los compartiremos con ellos. Esperemos que así sea.

La higuera en su maceta original, en casa de los cuñados.

La higuera en su maceta original, en casa de los cuñados.

Transporte de la higuera en un vaso de cachi.

Transporte de la higuera en un vaso de cachi.

Ya trasplantada en su sitio definitivo. Ahora a esperar que crezca y dé frutos.

Ya trasplantada en su sitio definitivo. Ahora a esperar que crezca y dé frutos.

Trasplante lechugas y tomateras

Con la terraza de delante ya hasta los topes, tocaba comenzar la conquista de la terraza trasera.

Los primeros inquilinos han sido cinco lechugas y dos tomateras, pero previamente he tenido que montarles el riego para que no dependamos de agua manualmente, especialmente ahora que empiezan los calores.

La verdad es que parece fácil -y lo es-, pero montar el riego tiene bastante más de fuerza que de maña… joer lo duros que están los codos, los manguitos y los goteros.

Pero bueno, al final ya tenemos la primera línea de macetas en la terraza trasera. Ahora, a por otras tantas…

Las cuatro macetas con su riego instalado.

Las cuatro macetas con su riego instalado.

Aquí con sus plantas: cinco lechugas y dos tomateras.

Aquí con sus plantas: cinco lechugas y dos tomateras.

Detalle del riego funcionando.

Detalle del riego funcionando.

Trasplante pimientos

Como decía en el post anterior, el domingo se me olvidó hacer las fotos a los pimientos que trasplanté, así que aquí están.

Es curioso, pero sólo en tres días en maceta y con este buen tiempo que está haciendo, han crecido bastante y están muy saludable. ¡Vamos chicos!

En la primera maceta, dos de piquillo; en la segunda, un piquillo y un padrón.

En la primera maceta, dos de piquillo; en la segunda, un piquillo y un padrón.

En estas otras macetas: padrón, padrón y morrón, y dos de morrón.

En estas otras macetas: padrón, padrón y morrón, y dos de morrón.

También se me pasó hacerle foto a la planta de albahaca trasplantada. Huele que alimenta y cada día tengo que evitar la tentación de ponerme a zampar verde de la maceta…

La albahaca, creciendo y soltando efluvios embriagadores.

La albahaca, creciendo y soltando efluvios embriagadores.

Por último, os muestro los frijoles que han salido ya en las dos plantas que sembraron las peques hace un tiempo. La primera sólo tiene un fruto pero bien majo, mientras que la segunda va más lenta pero con unos cuantos frutos.

El frijol más grandote.

El frijol más grandote.

Y más frijoles, pínchale güey.

Y más frijoles, pínchale güey.

Más instalación de riego por goteo

El domingo pasado decidí seguir con la invasión irremediable de la terraza delantera, ya que hay que ir trasplantando múltiples cosas que ya no pueden aguantar más con poco espacio en macetas o semilleros.

Soy, por lo general, bastante inútil con las manualidades de todo tipo, pero armado de paciencia y a costa de destrozarme las manos como un gañán, conseguí instalarlo sin mayor dificultad.

Sacando un ramal del riego existente he montado toda una hilera central para tener unas cuantas macetas, y alguna otra que todavía caerá en unos días.

¡Esto no para!

Material listo: microtubo, tés, codos y difusores. Yo sólo tenía que poner algo de maña y mi titánica fuerza.

Material listo: microtubo, tés, codos y difusores. Yo sólo tenía que poner algo de maña y mi titánica fuerza.

Instalación central de la terraza lista: dos difusores por maceta, por si acaso.

Instalación central de la terraza lista: dos difusores por maceta, por si acaso.

Y así quedó con sus plantas. Hay hueco aún para otras 3 o 5 macetas más.

Y así quedó con sus plantas. Hay hueco aún para otras 3 o 5 macetas más.

En las macetas nuevas trasplanté los plantines más avanzados y que no fueran trepadores; esos los dejaré para la terraza trasera, donde sopla menos el viento.

De izquierda a derecha: un melón y una sandía.

De izquierda a derecha: un melón y una sandía.

Y de delante a atrás: mi super piña, una calabaza y un calabacín.

Y de delante a atrás: mi super piña, una calabaza y un calabacín.