Evolución de los frutales

Si ver como, tras plantar unas semillas, sale una planta, crece y produce algo comestible me tiene totalmente anonadado, el hacerlo con semillas de productos que también he consumido ya es el sumum total, el orgasmo hortícola.

He ido tratando de germinar y sembrar unas cuantas pipas frutícolas de lo que vamos comiendo, y la verdad es que el ratio de éxito va siendo interesante.

Entre los fiascos (momentáneos, que uno no se rinde) están el peral, que germinó, lo sembré, y luego sin querer lo tronché (snif), las manzanas y los kiwis, que en ambos casos no he sido capaz de que me germinen las semillas. Pero todo se andará…

Entre los éxitos momentáneos tenemos la piña, que va viento en popa, y cuatro nuevos frutales: un limonero, un mandarino, un granado y un puñado de plantitas de fresa (éstas son de semillas compradas).

Ciertamente hace una gran ilusión ver cómo se desarrollan y pensar que algún día nos permitan hacer nuestra propia limonada o, como decía Tariq Alí, descansar a la sombra del granado.

El más avanzado es el limonero. Está firme y con buen color. Unos 10 centímetros.

El más avanzado es el limonero. Está firme y con buen color. Unos 10 centímetros.

El segundo en desarrollo es el mandarino. Tendrá unos cinco centímetros y cuenta con unas cuantas hojas.

El segundo en desarrollo es el mandarino. Tendrá unos cinco centímetros y cuenta con unas cuantas hojas.

El granado acaba de asomar esta semana. Aún le queda para darnos sombra.

El granado acaba de asomar esta semana. Aún le queda para darnos sombra.

Y las últimas en aparecer son las fresas. Hasta dentro de un año no darán frutos.

Y las últimas en aparecer son las fresas. Hasta dentro de un año no darán frutos.

Anuncios

Habas, trasplantes y siembras varias

Hoy hemos llegado del pueblo tras la Semana Santa, y aparte de venir más cansado de lo que me fui, volvía con una cierta inquietud por saber si el riego que había dejado puesto habría sido suficiente. El panorama que me he encontrado no podía ser más positivo, porque aparte de que estaba todo en su sitio y nada se había secado, ¡las habas habían explotado!

Ha sido la leche, en una semana han pasado de tener frutos de apenas 1 o 2 centímetros ha calzar unas vainas tamaño Rocco King Size, ¡espectaculares!

Atención al tamaño de las habas, ¡ya quisiera alguno para sí!

Atención al tamaño de las habas, ¡ya quisiera alguno para sí!

Y además hay un buen puñado...

Y además hay un buen puñado…

Y unas pocas más.

Y unas pocas más.

Total, que viendo cómo andaban las habas, me he venido arriba y le he pegado una buena tunda al huertico: trasplantes, podas, siembras…

Empecemos por los trasplantes, casi todos de la siembra que hice a primeros de febrero en semilleros. Muchas plantas pedían más espacio para desarrollarse, y además se da que el sábado próximo vamos a empezar con el huertico de un amiguete al que he liado, así que me venía bien ir preparando el traslado de las plantas que le voy a llevar.

5 plantas de melón trasplantadas a recipientes intermedios.

5 plantas de melón trasplantadas a recipientes intermedios.

Las dos plantas de sandía, también a vasos intermedios. Estos me molan porque, al ser transparentes, puedo ver las raíces crecer.

Las dos plantas de sandía, también a vasos intermedios. Estos me molan porque, al ser transparentes, puedo ver las raíces crecer.

La albahaca. Por cierto, las que faltan las he ido devorando desde la tierra, ¡ñam!

La albahaca. Por cierto, las que faltan las he ido devorando desde la tierra, ¡ñam!

Así va mi precioso limonero.

Así va mi precioso limonero.

Y también he trasplantado algunos de los experimentos de Marta y Alex, en concreto una planta pequeña de guisantes que ya está echando frutos, y otras dos que no recuerdo qué eran…

El pequeño guisante (mirad el fruto en primer plano) y detrás una de las que no sé qué son.

El pequeño guisante (mirad el fruto en primer plano) y detrás una de las que no sé qué son.

Otra desconocida, ¿será el frijol?

Otra desconocida, ¿será el frijol?

El último trasplante ha sido para las dos plantas de pepino, que fueron las primeras en germinar y luego se han quedado un poco estancadas. A ver si con más espacio tiran para arriba.

Plantitas pepineras.

Plantitas pepineras.

Una de evolución, de las que me hacen bastante ilusión por ser frutales que nacen de semillas que yo mismo he cogido al comer la fruta, he germinado y sembrado. En este caso, el mandarino, pequeño aún, pero juguetón ya. ¿No parece el monstruo del Lago Ness medio fuera y medio dentro?

Mandarino simpático.

Mandarino simpático.

El romero también se me estaba resistiendo para hacerlo germinar, pero a la tercera o cuarta ha salido adelante. Pequeño pero matón.

Tímido romero asomando el hocico. Le llamaremos Constantino.

Tímido romero asomando el hocico. Le llamaremos Constantino.

Y otra sorpresa más, ¡esto es un no parar!, las semillas de granada que tenía por el método de la servilleta húmeda, también han germinado. En concreto dos, que rápidamente he procedido también a sembrar. ¡Será por frutales!

Semilla de granado germinada que he procedido a sembrar.

Semilla de granado germinada que he procedido a sembrar.

A continuación ha tocado la siembra. Como el semillero grande se me va quedando vacío con los trasplantes, he metido más leña, ¡que el ritmo no pare, no pare, noooooo! De izquierda a derecha, en la siguiente foto, repetimos albahaca, una fila de escarolas, y otra de lechugas (también repes, pero para ir teniendo de forma escalonada).

Cinco semilleros de albahaca, otros tantos de escarola y otros más de lechuga.

Cinco semilleros de albahaca, otros tantos de escarola y otros más de lechuga.

Nuevas variedades también andaban esperando a que fuera época propicia para la siembra, como eran las fresas (de las que he preparado seis semilleros) y la lavanda. Y ya venido arriba del todo, pruebo por enésima vez con los rabanitos, a ver si de una vez por todas doy con la tecla del éxito.

De izquierda a derecha: rábanos, lavanda y fresas.

De izquierda a derecha: rábanos, lavanda y fresas.

Este es el resumen de todo lo sembrado hoy.

Semillas listas esperando turno de sembrado.

Semillas listas esperando turno de sembrado.

Por último, y como siempre, un buen riego a todo lo trasplantado o sembrado, una buena barrida a la terraza y una colocación estratégica de todas las plantas, plantines y semilleros para aprovechar al máximo las condiciones, que además esta semana volverán las lluvias y temperaturas más bajas.

La terraza delantera, pidiendo a gritos más tubo de riego.

La terraza delantera, pidiendo a gritos más tubo de riego.

En el cerramiento se han quedado solo los plantines y los semilleros.

En el cerramiento se han quedado solo los plantines y los semilleros.

Sembrando un madarino

Llevo un tiempo intentando germinar distintas semillas de frutas que vamos consumiendo. Estoy probando con el método de la servilleta (servilleta de papel con las semillas dentro, humedecida y cerrada con papel plata puesta en una fuente de calor permanente) y ya tenemos las primeras semillas germinadas, en concreto de mandarina.

El resto de semillas siguen ahí: manzana, kiwi y granada, algunas de ellas ya desde hace un mes, pero como no hay prisa, que se queden al calorcito, y si les da por germinar, pues ya las plantaré.

Lo dicho, hoy he visto que una de las semillas de mandarina ya estaba lista para sembrar, sólo dos semanas después de ponerla. Como siempre, dicho y hecho. Un envase, un poco de sustrato y un buen riego. Y a esperar a la cosecha de mandarinas dentro de… bueno, cuando sea.

Semilla de mandarino ya germinada.

Semilla de mandarino ya germinada.

Mandarino antes de ser sepultado en tierra para su crecimiento.

Mandarino antes de ser sepultado en tierra para su crecimiento.

 

Peral germinado y siembra de mandarino

Tan sólo ocho días después de plantar la semilla de peral, ya tenemos esta pequeña planta creciendo a buen ritmo. Igual ha sido por intentar seguir la estela de las lentejas que tiene al lado, pero el caso es que ha surgido con fuerza hace dos días y no para de estirar. De hecho, si os fijáis, sigue teniendo la semilla (típica pipa) en la punta.

Plantita de peral. A ver si echa frutos en un par de días.

Plantita de peral. A ver si echa frutos en un par de días.

Las semillas de limón que puse el mismo día que las de pera aún no han asomado y siguen en su yogurt con tapa de servilleta húmeda. Seguimos a la espera. Y para que no se sientan mal por ser las últimas de la clase, les acabo de poner unas compañeras en forma de pipos de mandarina. A ver si así se animan y asoman rápido. Y el verano que viene, macedonia casera…

Semillas de mandarino. ¡A germinar se ha dicho!

Semillas de mandarino. ¡A germinar se ha dicho!

Por último, nueva imagen de las lentejas, que nos tienen acojonados por el tamaño que están cogiendo y la velocidad a la que crecen. Esta mañana, cuando he ido a ver cómo iban, he tenido que ahuyentar a toda una comunidad de chimpancés que se habían instalado en las lentejas a vivir. Lo que me ha costado… claro, que leyendo en internet sobre evolución de las plantas de lenteja, he leído, textualmente, segar las lentejas con una guadaña (y no es coña), así que vete tú a saber en qué acaba esto.

Así lucían ahora.

Secuolentejas gigantes del Himalaya.

Secuolentejas gigantes del Himalaya.